El OBJETIVO GENERAL que el Colegio REGINA PACIS se propone es:

“Trabajar por una Educación Integral que ayude al alumno/a a descubrirse como persona, hijo/a de Dios, y a desarrollarse en todas sus dimensiones:   humana, cristiana, cultural y social.”

El P. Luis Amigo -Fundador de las Terciarias Capuchinas- toma como fuente de inspiración para la vida y misión de las mismas, el Evangelio de Jesús fijándose en Él como “Buen Pastor que entrega su vida con solicitud y amor, de manera especial por los más necesitados”. Por eso desarrollamos nuestra acción educativa teniendo en cuenta sus principios pedagógicos, destacando de manera especial:

  • Los valores humanos y evangélicos que conforman la vida del hombre y de la sociedad, de manera que le ayuden a una interpretación cristiana de la realidad del mundo y de la historia.
  • La creación de un ambiente animado por el espíritu evangélico y franciscano de libertad, justicia, solidaridad y paz, que haga posible unas relaciones fraternales  y respetuosas entre los alumnos.
  • La figura del profesor/educador capaz de entender por experiencia la ciencia del corazón humano y que le convierte en modelo de referencia y de identificación, desde el compromiso y el testimonio de vida.
  • La acción evangelizadora que se desprende de una actitud creyente de la Comunidad Educativa y se concreta en toda la actividad docente y formativa. Para conseguir ese desarrollo y crecimiento como persona, además de una formación académico-cultural, el alumno necesita ayuda en los tres aspectos que configuran su vida:
  • El personal.
  • El social.
  • El transcendente.

A) En el aspecto personal

    • Para descubrir y potenciar sus posibilidades físicas, intelectuales y afectivas.
    • Para desarrollar capacidades, actitudes, destrezas y hábitos que le sirvan de soporte en su tarea de crecimiento.
    • Para educarse en la libertad y responsabilidad con sentido crítico y de colaboración.
    • Para adquirir los conocimientos, criterios y valores que le ayuden a descubrir su dignidad de persona con un destino concreto.

     

B) En el aspecto social

    • Para buscar y lograr la integración en su propio medio y en el mundo con unas actitudes personales de respeto, solidaridad convivencia  y justicia.
    • Para participar de forma progresiva y responsable con actitud de creyente, en las estructuras sociales, comprometiéndose en la construcción de una sociedad más justa, más humana y más fraterna.
    • Para aceptar la multiculturalidad con sus diferencias desde el respeto a la persona y sus ideas, el desarrollo de los valores éticos y morales y el cuidado de la naturaleza.

C) En el aspecto trascendente

    • Para vivir y trasmitir los valores evangélicos.
    • Para crear un clima de vida creyente, como ámbito adecuado para una opción personal y libre de su fe.
    • Para iniciarse en el compromiso cristiano de construir una sociedad en la que la persona y sus derechos sean respetados y valorados.

    •         Para participar en las distintas plataformas que defiendan el derecho a la vida, la justicia, la paz y la igualdad entre todos los hombres.