La trascendencia de un latido

Un elemento tan sencillo como un ovillo de color rojo nos sirvió para visibilizar, el pasado 14 de febrero, un problema que para nada debería quedar relegado a un segundo plano entre la ciudadanía.

Un centenar de alumnos del colegio, desde 3º de Primaria hasta ese mismo nivel de la ESO, acudimos a la Plaza Consistorial de Pamplona para poner el broche final a nuestro proyecto solidario “Mira con el corazón”.

Aprovechando el Día Internacional de las Cardiopatías Congénitas, nos desplazamos a la Plaza Consistorial, donde, animados por música nos hicimos notar entre los ciudadanos de Pamplona que pasaban por allí. Realizamos a pie de calle un gran corazón con ovillos de lana roja, al tiempo que enseñábamos cómo efectuar una RCP. También hicimos un simulacro de un infarto, con la colaboración de voluntarios del “ABC que salva vidas”, además de encuestar a los ciudadanos para saber cómo actuarían ante una parada cardio-respiratoria.

 

Al mismo tiempo, el resto de nuestros compañeros que no nos acompañaron a la plaza consistorial, realizaron diferentes actividades para conmemorar el día de las Cardiopatías Congénitas. También recordaron  lo que  aprendimos con la DYA, sobre la RCP. Luego hicieron unos corazones que decoramos con trozos de lana, y detrás pusieron “Pequeña guerrera”.

Así finalizamos el proyecto de centro. Ha sido súper interesante y todos los alumnos, desde los más pequeños hasta los mayores,  hemos participado con mucha motivación y entusiasmo. Con este proyecto hemos descubierto que aunque somos pequeños, también tenemos cosas que enseñar.